Me lamentaba de no tener mejores zapatos hasta que vi a un hombre que no tenía pies

Cuando yo era niña y me quejaba porque estaba aburrida con los juguetes que tenía o porque tenía que estudiar, mi mamá solía decirme “mira para abajo”. Yo en ese momento no no entendía muy bien a que se refería, pero ahora sí y le agradezco que desde siempre me haya hecho tomar conciencia de que aunque mi situación no fuera la más boyante, sí era mejor que la de muchos otros.

Ya de grande, me entristece ver que de adultos seguimos sin apreciar a cabalidad las cosas que tenemos
y pensando en obtener siempre más. ¿Qué seguirá cuando lo hayamos conseguido? ¿Qué vamos a desear? ¿Qué pasaría si perdieramos lo que en este momento no valoramos?

Esta semana te invito a “que mires para abajo” antes de quejarte. ¿Hay alguien en este planeta que se pudiera sentir feliz con una situación como la que te aflige en este momento?

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: